Fernando Fernández Alonso: arquitecto urbanista, socio de AUIA SLP y profesor en la ETS de Arquitectura de Madrid: “Una persona asomada a la ventana es una señal de buena ciudad”

“Una persona asomada a la ventana es una señal de buena ciudad”

Fernando Fernández Alonso: arquitecto urbanista, socio de AUIA SLP y profesor de Urbanismo en la ETS de Arquitectura de Madrid

 

#U | Eres urbanista. ¿Cómo pueden conectar dos disciplinas aparentemente opuestas: urbanismo e interiorismo?

#F| La fachada de los edificios, en concreto, las ventanas, unen la ciudad con la vida privada, así que la conexión se produce en dos sentidos.

En los dos ámbitos se ha de provocar el interés y el respeto entre las situaciones colectivas y las personales. Por ejemplo, desde el interior, cuando la luz y el color muestran con generosidad la calidez de la vivienda, no hay nada más triste que un mirador con la espalda de un sofá y unas cortinas arrugadas.
Y desde el urbanismo, se debe proporcionar el ambiente para que las casas y los comercios se abran a la calle, con menos ruidos y contaminación, con árboles, con gente paseando.

En definitiva, una persona asomada a la ventana es una señal de buen urbanismo, de buena ciudad.

 

#U | Has trabajado en Colombia y has colaborado con arquitectos de otros países… ¿Piensas que el clima es un aspecto interesante a valorar cuando se realiza un proyecto de interiorismo comercial? ​

#F | Sí, claro. El “buen tiempo” permite abrir la actividad a la calle.

Esos bares que abren el mostrador con una ventana son una delicia… Ahora han aparecido retranqueos en las fachadas para abrir terrazas en locales que no tenían, porque las aceras son estrechas.
Quizás debería pensarse más en esa relación entre el “umbral” de la tienda y la calle, en la permeabilidad visual y el contacto con el cliente ¿Por qué las floristerías no venden también directamente a la calle, como en un kiosco?

Por otro lado, no es lo mismo que el comercio sea un refugio frente al frío o el calor que un lugar de relación con el paseo, con el tránsito. Y eso cambia también a lo largo del día y la noche.

Cuanto mayor es la escala del proyecto, mayor es su ámbito de influencia, a todos los niveles. El proyecto de Renovación y Desarrollo del Centro Tradicional de Pereira, en el que hemos colaborado con BN Asociados, Burgos & Garrido y GX Samper Arquitectos, liderado por la alcaldía de Pereira, quiere recuperar la calidad del hábitat urbano, la sostenibilidad económica y social y propiciar la competitividad del Centro satisfaciendo las demandas de la ciudad.

En este trabajo hemos planteado una gran cantidad de relaciones entre distintos agentes para valorar qué ciudad, qué barrio queremos construir. Puede parecer muy teórico, pero en realidad partimos del estudio de lo cotidiano, sistematizándolo. Como ves, proyectar contempla siempre una previsión de futuro, analizando el pasado, la historia, con una perspectiva de presente.

 

#U | Como profesor de la ETSAM, tendrás que corregir proyectos tanto de chicos como de chicas ¿Adviertes algún tipo de diferencia en su predisposición o en su forma de trabajar?


#F | No, en absoluto. Es un tema al que le he dado muchas vueltas, y realmente no hay diferencias, solo hay diferencias entre personas, experiencia y madurez. Lo que me llama la atención es que sí hay un buen número de grupos, para el desarrollo de los trabajos colectivos, que se forman solo con chicos o chicas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: