Paloma Sobrini Sagaseta de Ilurdoz, arquitecta y Directora General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid: “Un buen arquitecto consigue adaptar el espacio en el que interviene al entorno histórico que lo envuelve”

Un buen arquitecto consigue adaptar el espacio en el que interviene al entorno histórico que lo envuelve

Paloma Sobrini Sagaseta de Ilurdoz, arquitecta y Directora General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid

 

#U | A priori, como arquitecta, ¿Proyectar un escaparate te supondría un reto interesante? ¿Para qué tipo de tienda?

#P| Por supuesto que si. Creo que cualquier proyecto nuevo es un reto ilusionante y el campo de visual merchandising es apasionante ¡Yo he disfrutado muchísimo cuando he tenido la suerte de poder proyectar algún local!

Cualquier tipo de tienda abre la posibilidad de conectar con la gente y de aportar algo nuevo, de imaginar y de disfrutar.

#U | Como recién nombrada Directora General de Patrimonio, tendrás una opinión concreta con respecto a los locales comerciales existentes en el centro del casco histórico ¿Piensas que los arquitectos han de considerar la historia y la estética del edificio en el que se encuentra el comercio? ¿Respetar la fachada en exceso puede ser contraproducente para el comercio?

#P | Sin duda debemos hacerlo, el respeto al patrimonio es respeto a nuestra historia y no creo que ello dificulte para nada la actividad económica. Al contrario, cuando se consigue que una marca comercial y un negocio abierto al público se integren en un estilo arquitectónico histórico, un arquitecto puede demostrar verdaderamente que lo es. Un buen arquitecto consigue adaptar el espacio en el que interviene al entorno histórico que lo envuelve. Es más, creo que los mejores locales y los comercios más selectivos buscan precisamente entornos históricos y edificios de alto valor patrimonial porque los elevan de categoría.

#U | ¿Cómo consideras que la perspectiva del arquitecto condiciona positivamente una acción de interiorismo comercial?

#P | Porque precisamente estamos formados en el conocimiento de la historia de la arquitectura y las bellas artes, somos humanistas con alma politécnica y podemos aportar al proyecto, además de los necesarios criterios técnicos y prácticos, la belleza y la delicadeza sutil que hacen del espacio un lugar especial.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: